Archivo | Los chicos de Aprodi RSS feed for this section

Capítulo 2 del cuento de “Los chicos de Aprodi”

20 May

CAPITULO 2

“UNA MAÑANA SOLEADA”

Una mañana, muy tempranito, Micho y Lucho se levantaron a toda prisa, enseguida se dio cuenta su mamá, Topacio, y su papá, Freddy, que sus hijos estaban ya revoloteando por la planta baja del Castillo, así que se pusieron en marcha para ir a desayunar.

Fredy, que tenía su habitación en la torre Mocha, al bajar de ésta se encontró con Topacio, que dormía en La Torre Duque, y se dirigieron a La Torre Campanita a las habitaciones de sus pequeños.

Todos juntos fueron a la cocina donde les esperaba un gran desayuno preparado por su “abuelita Rosa”, que era como llamaban todos a la cocinera del Castillo. Mientras desayunaban, Lucho y Micho, no paraban de cuchichear entre ellas. Era evidente que algo se traían entre manos y que este algo era secretísimo.

Hablaban del lago, el cual se encontraba a pocos pasos y que estaba custodiado por Elliot, el dragón. Ellos planeaban su gran aventura sin que nadie sospechase nada.

Fredy y Topacio salieron a pasear por los jardines del Castillo mientras que Micho y Lucho jugueteaban pero…………en un plis plas …….desaparecieron…………..

Dibujo de algunos de los personajes del cuento

Dibujo de algunos de los personajes del cuento

Anuncios

Avance del cuento de “Los chicos de Aprodi”

6 May
Integrantes del Taller

Integrantes del Taller

CAPÍTULO 1

EL CASTILLO MORO

            Erase una vez un pueblo pequeñito llamado Mairena del Alcor, éste estaba cerca de Alcalá, Carmona, El Viso y por supuesto Sevilla, su capital.

En él vivían muchas familias, casi todas felices.

Mairena era un pueblecito que no tenia río, ni montañas, ni playa pero nada de eso le hacía falta ya que tenía un Castillo, hermoso, elegante y a la vez encantado, llamado Castillo de Luna.

En dicho Castillo vivía una extraña criatura a la cual se le conocía con el nombre de Fredy. Era un ser elegante, sonriente, muy muy divertido y a la vez muy bueno.  Presentaba un color verdoso y unos 25 años de edad y su mayor característica era que no tenía orejas sino tornillos.

A Fredy le encantaba pasear junto a su mujer por todos los alrededores del Castillo. Su mujer tenía nombre de piedra preciosa, era guapísima y muy muy presumida, le encantaba todo lo relacionado con el amor y el desamor sobre todo las telenovelas y no podía ser de otra forma, su nombre era Topacio.

Entre los dos formaban la pareja ideal de la cual nacieron dos criaturas divinas. Un perrito de nombre Lucho y un gatito de nombre Micho.

Lucho era un perrito travieso y juguetón mientras que Micho era un gatito blanco de ojos celestes, protector de su hermano Lucho al que le encantaba perderse.

Una mañana………

fredy

fredy

Visita al Castillo de Luna

29 Abr

 

La mañana del jueves 25 de Abril amaneció, como el ánimo de los protagonistas de esta crónica, luminosa, con esa luz tan especial que tiene la primavera en nuestro pueblo, no podía ser menos, llevábamos esperando este buen tiempo hacía mucho, necesitábamos un día despejado para poder ver lo que iban a ser las localizaciones de nuestra historia y la fecha escogida no defraudó.

A las 11 de la mañana habíamos quedado en la puerta frente a la Parroquia para ver el Castillo de Mairena, ni más ni menos, y dentro, puntuales, divertidas, solícitas, en una palabra perfectas, nos esperaban las chicas de Divercultura, Inma y Eva, para explicarnos, como trovadoras, la historia del edificio desde su construcción hasta la actualidad.

El Taller de Cuentos de Aprodi y el Club de Lectura AMEE estuvieron en todo momento atentos a sus explicaciones, escenificaciones, aclaraciones, bailes, si, si, bailes, porque tienen hasta una especie de himno con coreografía sobre el Castillo de Luna, que todos coreamos y bailamos.

Una mañana perfecta, gracias, desde la Biblioteca, a tod@s los que hicieron posible esta excursión y a Juan de la delegación de comunicación por unas fotos fantásticas. Pronto adelantaremos algo sobre ese cuento mágico, que están escribiendo e ilustrando los usuarios de Aprodi y que se ubica en nuestro Castillo mairenero.

Recomendamos a todos los maireneros que visiten el Castillo, que paseen por sus cuidados jardines, suban a sus torreones, vean sus exposiciones, pero sobre todo disfruten del programa de animación que nos ofrecen las chicas de Divercultura, se divertirán muchísimo pequeños y mayores, garantizado.

Imagen