Tag Archives: Día del Libro

Libro de poemas de J. M. Caballero Bonald.

18 Abr

VIVO ALLÍ DONDE ESTUVE
POEMAS ESCOGIDOS
(1952-2012)
CONSEJERÍA DE CULTURA Y DEPORTE Centro Andaluz de las Letras
José Manuel
Caballero Bonald
SELECCIÓN Y PRÓLOGO
José Ramón Ripoll
© DE LA EDICIÓN: JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura y Deporte
© DE LA SELECCIÓN Y EL PRÓLOGO: JOSÉ RAMÓN RIPOLL
© DEL TEXTO: JOSÉMANUEL CABALLERO BONALD
PRIMERA EDICIÓN: 2.000 EJEMPLARES
EDITA: JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura y Deporte
ISBN:
Depósito Legal: SEImpreso
en España – Printed In Spain
Imprime Tecnographic, s.l.
ENTREGUERRAS O DE LA NATURALEZA DE LAS COSAS, 2012 . 121
Este libro se terminó de
imprimir en abril de 2013
con motivo de la celebración
del Día Internacional del libro
127

Vivo allá donde estuve

Anuncios

Día del Libro. Manifiesto del CAL

18 Abr

 

Cultura eres tú.

23 de abril de 2013

Día internacional del libro

Centro Andaluz de las Letras

Desde el Centro Andaluz de las Letras realizamos un llamamiento a los centros educativos, bibliotecas y asociaciones culturales para que se sumen a la propuesta del autor homenajeado este año, José Manuel Caballero Bonald, incorporando a los actos previstos para el Día Internacional del Libro una lectura pública de la antología editada al efecto.

Andalucía Lee

Día Internacional del Libro

Centro Andaluz de las Letras

Manifiesto

LA FESTIVIDAD DE LOS LECTORES

Los libros nos hacen movernos por regiones inexistentes, tratarnos con tipos fantasmales o vivir unas vidas que no hemos sido capaces de merecer, a veces por fortuna. Y es ese poder suyo para el espejismo lo que más nos inquieta, quizá porque, ante su brillante engaño, el engaño de nuestra propia vida queda en una situación bastante desfavorecida, como cosa de pocamonta. La literatura sabe herir la memoria, y sabe hacerlo de una manera implacable. Un libro puede dejarnos heridas que no se cierren nunca. Heridas en las que se cifre el recuerdo de un mundo que no nos pertenece y que, sin embargo, hemos confundido con nuestros mundos particulares, con esos mundos nuestros en que no ocurren sucesos fabulosos, en que no existen los misterios, los dragones, los seres perseguidos por su pasado ni las pasiones que acaban entregándose a la muerte. Los libros no contienen el mundo, claro está, sino que son una parte del mundo, una de las muchas cosas que hay en el mundo. De todas formas, los libros comparten con el mundo mismo su condición de inmensa entelequia inabarcable para el entendimiento, pues el lector padece el vértigo de la infinitud: cuanto más lee, más le queda por leer. Existen libros que explican la estructura de las galaxias y libros que revelan la vida cotidiana de los insectos, libros que arriesgan teorías sobre la formación de las estrellas y libros que celebran el lirismo del titilar de las estrellas, libros que indagan en el ser o en la nada, libros que ofrecen antídotos contra la melancolía y libros que transmiten melancolías inconsolables, libros que desvelan el trazado de los laberintos abstractos de las matemáticas y libros que cuentan leyendas de piratas que gritan himnos fraternales y sanguinarios en tierras de Jamaica o de Isla Verde, libros que hipnotizan nuestra voluntad y libros que conquistan nuestro corazón por razones que a veces no tienen nada que ver con el corazón, libros que contienen poemas dedicados a muchachas de duro mármol frío y libros de versos que celebran las cosechas, libros que llevan dentro el veneno de la sátira, libros que destilan el licor áspero y bronco de las pasiones sin suerte, libros que desprenden la neblina gótica de las historias de espectros ensangrentados, libros que transpiran el sudor de los aventureros, libros que huelen a alcoba clandestina, a bar de bebedores solitarios y bravíos, a estepa nevada por la que se desliza un trineo…

Este año, los andaluces celebramos la concesión del Premio Cervantes a nuestro paisano José Manuel Caballero Bonald, un autor que ha apostado por la literatura exigente, por la literatura que se exige lo máximo a sí misma. En sus poemas, en sus novelas, en sus libros de memorias y de ensayos, Caballero Bonald nos cursa una invitación personal y transferible para adentrarnos en un laberinto de palabras bien medidas, en un universo de percepciones y de obsesiones, de indignaciones y de quiebros mágicos. Celebremos con él, con sus libros, esta fiesta de la lectura. Celebremos la lectura como ese privilegio íntimo que se nos concede con sólo leer una primera frase y dejarnos hipnotizar.